Café valenciano

12734105_10207687071366048_6592656465685992826_nUn muchacho de Valencia se levanta temprano a vender café y a luchar la vida lejos de Maduro y Allup. Hoy recordé a los míos de Vertientes que vendían en la terminal o en una esquina de su casa.

Incluso a mi Madre que alguna vez le dio por eso y tostaba el grano (comprado a 25 pesos la libra en el mercado negro) en un fogón Piker. Ni clientela tenía y a lo sumo recaudaba tres o cuatro pesos diarios. Había que verla removiendo con una espumadera de madera y aspirando aquel humo.

Esta mañana compré una tacita de 50 centavos y estaba caliente, amargo, fuerte y escaso como debe ser.

No sentí el sabor añadido a chícharo pero mi paladar hizo que me transportara a ‪#‎Cuba‬ en el primer sorbo. Lo mismo a un pelotón cañero, al Café Ciudad o a la casa de Hilda y Tocoronte allá en el batey adonde iba antes de dirigir mi programa de radio.

A esta hora, muchos de allá beben la “droga negra” y comienzan el día. Espero que mañana vuelva a tropezarme con el pana venezolano. Por suerte aquí en Quito no hay muchos inspectores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: