Granate

Poema de Nicolás Guillén

Eres como una obsesión en mi pensamiento.
Tienes la virtualidad terrible de sujetar el vuelo de mi voluntad
circunscribiéndolo al estrecho horizonte de tu amor espurio, encendido voluptuoso.       

Cuando te siento palpitar junto a mi en las horas tumultuosas y exaltadas del deseo,
experimento la misma turbadora sensación del que camina junto a la boca sonora de un abismo
donde necesariamente tendrá que perecer y llamo a mi voluntad extinta y me responde
solo el eco claro y sensual de tu voz que me persigue y acosa con refinada tenacidad
y que se me clava al fin todo vibrante, como un dardo sutil recién disparado
en el desasosiego de la carne atormentada.

Tengo miedo de ti pero en vano acudo a mi cerebro en busca de un pretexto para abandonarte.
Me matas y yo mismo asisto a mi anulamiento definitivo sin que un gesto rebelde,
reaccionario, sacude mi coraje de nervios; con la infantil docilidad de un salvaje
rindo en ti culto a un amor cuyo reto bárbaro necesita una víctima que ofrendar
a la crueldad impasible de sus dioses.

Y soy yo mismo quien se ofrece para ser retorcido y asfixiado
por las sierpes robustas de tus pasiones primitivas
Y así vivo, es decir … así muero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: