Alexandra y Graham

De vez en mes solían citarse a la misma hora en animada cháchara.

Sus (malas) palabras se entrecruzaban hasta propiciar un ligero temblor que procuraban ocurriera siempre al unísono.

Ambos pasaron la prueba del tiempo y se sintieron seguros en medio de aquella relación hipertextual que burlaba la barrera geográfica.

Un día pasaron a ser “amantes a la antigua” pero nada fue igual.

Quizá por eso, en dos habitaciones contiguas de la casa, comenzaron a escucharse ciertos murmullos, intensos y envidiables, como los que presagió el ring tone del primer encuentro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: