Dios te salve, Caruca

Hoy brindo por ti con un vaso de leche con mermelada, como aquellos que me preparabas de tentempié en las tardes vertientinas.

Brindo por tus arroces con pollo y tu puntico de sal, por aquella nalgada antológica que me diste cuando vine tarde del río con mi “primita”, por los “orina pa que te acuestes” y por tus décimas a deshora.

Brindo por tus puñetazos en el sillón cuando perdían las novenas de Camagüey o Villa Clara, por tu cariño, por tu puntualidad para las pastillas y la siesta, por la plancha de carbón, el farol chino, los caimitos y el pozo de brocal.

Brindo por los episodios de Leonardo Moncada, por “Alegrías de sobremesa” y las espinelas de Chanito Isidrón que tanto bien te hicieron, por los recortes del Diario de la Marina con que aprendiste a leer y por los primeros dos pesos que te ganaste lavando y planchando ropa.

Brindo por el fruto bendito de tu vientre: Waldo, Nelson, Bebo y mi Madre del alma. Brindo por las veces que me perdonaste, las muchas que intercediste y las tantas que me besaste. Brindo por ti que estás en el cielo.

Hoy en tu cumpleaños me prometí que no iba a recordarte con tristeza. Estoy segurísimo coño que, como Cachita, también tú velas por los de aquí “abajo”. A ti mi abuela querida, desde lo más hondo de mi corazón, a ti también te digo “ruega por nosotros”.

11 comentarios to “Dios te salve, Caruca”

  1. Gracias hermano por esta oración…

    Me gusta

  2. Una mujer bella y dulce, como suelen ser las abuelas. La mía por parte de madre tiene de Santa y de Bárbara. Y es igual de bendita como Caruca. Ambas parecen cortadas con la misma tijera. Tal parece que su misión en la tierra fue nacer para que nunca nos falte la ternura del mundo. Gracias, Luis, por esta plegaria nuestra.

    Me gusta

  3. marianela Says:

    Cono mi primo me sacaste las lágrimas. Aunque a nadie mas le comenté yo también recordé ayer a Caruca que aunque no fue mi abuela de sangre si mi madre la queria mucho y siempre me habla bien de ella. Hoy es el cumple de tú tía, mi madre, que bien los cumpla y muchos mas con salud.

    Me gusta

  4. Hermosa crónica para una hermosa abuela. Gracias, guajiro.

    Me gusta

  5. quién dijo que nuestras abuelas no conocieron al internet… aquí están..

    Me gusta

  6. Me hiciste llorar a mi también.
    Lamenté no conocerla. Extrañé a las mías (Una de ellas me cuida desde arriba) y te extrañé a ti.
    Sirvan estas líneas como acuse de recibo de las otras que aún hoy me tienen sin palabras.

    Me gusta

  7. Ufff, otra vez casi lloro, esta está del kilo de Amelia. Bueno, en fin, decide tú, pero le voy aún a la segadora, aunque tu abuela me deje dudando. besis

    Me gusta

  8. Me haz conmovido con tu inmensa manera de celebra el amor de una abuela. Qué persona debes ser, te imagino y me fundo contigo en un abrazo sin fin.

    Me gusta

  9. […] Brindo por tus puñetazos en el sillón cuando perdían las novenas de Camagüey o Villa Clara, por tu cariño, por tu puntualidad para las pastillas y la siesta, por la plancha de carbón, el farol chino, los caimitos y el pozo de brocal. Ver + […]

    Me gusta

  10. hasta la médula de humano, hermano, que precioso texto, sacado del alma, tal cual corresponde, cuando se mira y piensa con el coraje del corazón, si lo cual nada vale.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: