Plegaria

Este domingo hay siembra de caña. Me dice Froilán, el locutor de Radio y TV, que nos vamos a las cinco de la madrugada, en un jeep con altoparlante.

Iremos por el batey y algunos extrañarán la caravana, la algarabía y las banderas. Los comprendo pues, de un tiempo para acá, ese entusiasmo “multitudinario” solo se conserva en imágenes de archivo.

En medio de entrevistas y encuadres, de apuntes y primeros planos, recordaré la rastra intrusa que hace poco se llevó –ojalá que prestado- un tacho del central, el bien llamado “coloso” Panamá, paralizado por falta de materia prima.

Mi Madre estará en misa. Yo, al pie del surco junto a los colegas y convocados. Es probable que deje el cuaderno y el micrófono un buen rato. Alguien voceará por mí. A Dios rogando y con el mazo dando…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: