El milagro de Emilio

Escrito por Rolando Sarmiento

Hijo del carretero Ángel, nacido y criado en Pajones, Emilio Gutiérrez Concepción, casi un niño conoció La Habana allá por la Avenida de rancho Boyeros, y cortó tanta caña movilizado en la capital como cualquier machetero de Vertientes.

Siempre la dulce planta lo persiguió y, sin embargo, el campesino de la cooperativa “Ignacio Agramonte”, dedicó sus siete hectáreas a los cultivos varios, las hortalizas y la cría de algunas vacas en ordeño.

No hace dos años solicitó por el decreto Ley 259 unas tierras aledañas a las suyas infestadas de marabú y manigua para sembrar caña y después de cosechar la semilla, plantó 15 hectáreas que junto a la “quedada” de un año y piquito, no hay brecha ni para el machete.

Solamente con la ayuda de sus hijos Williams y Emilio, el sexagenario campesino, logró una germinación superior al 98% de los plantones: “Sembramos punta con punta la caña y la cortamos en trozos en el mismo surco, la tapamos y no hemos tenido que resembrar”.

Las cañas de Emilio, crecen altas y frondosas y a pesar de que el área obtenida en usufructo era de hierbazales vírgenes se mantiene limpio el cañaveral.

¿Cuál es el estimado para la zafra del 2012?
“No menos de 80 toneladas por hectárea”

¿Usted hace milagros?
“No, pero me crié bajo una disciplina y organización del trabajo diferente. El dueño de esta colonia cañera mientras no se llenaban los carros en la grúa, no mandaba a desenyugar los bueyes. Ahora yo soy mi capataz y estas mis cañas”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: